360-JP

JP 17 autonomías reglamento, que focaliza en el sector Salones de Juego las limitaciones y restricciones de mayor entidad, ha sido influenciado por una determinada corriente de intolerancia ideológica basada en estereotipos caducos y en una falta de información veraz y objetiva. Han hecho bandera del ataque al sector privado del Juego, nos han conducido a nuestra demonización y en paralelo propiciar el fomento del juego estatal con las consiguientes derivaciones normativas en las diferentes regulaciones que están aprobándose en los últimos tiempos. No sé si viene a colación, pero me viene a la memoria lo que dijo un tal Mussolini hace 80 años: "todo es para el Estado, todo está en el Estado y nada fuera de él o contra él". ¿Cuál sería el diagnóstico actual del sector Salones en Euskadi? ——Es un momento económicamente difícil: pandemia, inflación, luz, gas, invasión de Ucrania y sus efectos... No descubro nada nuevo sobre lo que todo ello incide en la economía doméstica. La consecuencia es que el dinero que puede dedicarse al ocio y entretenimiento se reduce notablemente. Aunque el sector pone todos sus esfuerzos en preservar la actividad del Salón, no me equivoco al decir que, como consecuencia de estas circunstancias, al menos el 10% de los Salones en País Vasco están actualmente en pérdidas. Me temo que la situación se agravará a final de año con la instalación de los controles de admisión en la puerta de los Salones. La interlocución con el Observatorio Vasco del Juego es imperativa porque se ha convertido en el auténtico eje decisorio. Así lo reconoció el Vicelehendakari recientemente. ——Aplaudimos su creación. Reconoce el excelente trabajo realizado y que se aprecia en el 'Informe sobre Juventud y Juego en la Comunidad Autónoma de Euskadi 2021'. Sin duda los posteriores informes, basados en el análisis, el conocimiento, la investigación...aportarán una visión de conjunto de la situación real del sector a todos los niveles (sociológico, económico, laboral...) Permitirá a la Administración implementar, en su caso, políticas regulatorias basadas en criterios objetivos y no en clichés, tópicos estereotipados u opiniones preconcebidas. El Salón tiene que adecuarse a 12 permisos BS como mínimo. ¿Qué representa para la empresa esta adaptación? ——Mantener el número mínimo de permisos en 12 es una disposición que ya venía en el reglamento anterior. Es algo que nunca entendimos cuando en la mayoría de Comunidades la cantidad mínima que se exige es ostensiblemente menor. Y así se lo comunicamos durante la elaboración del reglamento. En cualquier caso, para ser justos tenemos que reconocer que, si bien el reglamento actual va a dificultar sobremanera nuestra actividad, la Dirección de Juego fue sensible a nuestra petición de rebajar dicha cantidad mínima y permitir en la actualidad la posibilidad de tener 10 permisos en el Salón, manteniendo (si se opta por esta posibilidad), inamovible tal número hasta nueva regulación. También es preciso adaptarse a 1 puesto de juego por cada 3 m2. ——La ocupación de 3m2 por cada puesto de juego es una medida razonable si se aplica sobre máquinas individuales de un solo puesto, pero en el caso de máquinas con puestos múltiples sería más lógica y adecuada la relación de 1 puesto por cada 2 m2. La ocupación física y real del espacio de una máquina múltiple es notoriamente menor que la de esos mismos puestos distribuidos en el Salón de manera individual. Es un planteamiento que haremos llegar al Gobierno Vasco y esperamos tenga acogida favorable cuando comiencen los trabajos de elaboración de Órdenes de locales y máquinas. ¿Cuál sería entonces la alternativa? ——Defendemos que tener 10 permisos en el Salón y la aplicación del ratio '1 puesto de una máquina múltiple por cada 2 m2' en la nueva regulación permitiría en cierta forma amortiguar la rigidez que se establece en el reglamento en el instante que el operador toma decisiones que puedan aportar valor a su actividad. El 16 de noviembre de 2022 será imperativo el control de admisión. Un esfuerzo económico e inversor para las empresas, pero sobre todo la pérdida del concepto que el Salón había adquirido tradicionalmente en Euskadi. ——Dentro de los objetivos que persigue el reglamento hay el "La Dirección de Juego fue sensible a nuestra petición de rebajar los permisos mínimos de BS y permitir en la actualidad tener 10 permisos en el Salón, manteniendo (si se opta por esta posibilidad), inamovible tal número hasta nueva regulación" "Si el objetivo era impedir el acceso al juego de menores y autoprohibidos en Salones, se hubiera logrado igualmente instalando controles de admisión dentro del local, en la entrada de la zona donde estuvieran ubicadas las máquinas de juego"

RkJQdWJsaXNoZXIy Mzk3MTU=