• JP noticias

    Noticiario Online

    Noticias de la industria del sector del juego y del recreativo

Directivos de The Dog King Academy eSports y la productora audiovisual JPPro aproximan las grandes claves de esta modalidad que pugna por su consideración como deporte.

Se definen como cantera de los futuros jugadores de la liga profesional S2V, de manera que su Academia alcanza a chavales de 6 y 7 años (los 'rockies') para iniciarse en esta actividad, pero también con aquellos otros deseosos de mejorar su rendimiento profesional. Joan Prats, Marc Druco y Mar Jiménez avasallaron a los asistentes en el Congreso de ACENCAS con una ensalada de cifras sobre la realidad de esta actividad, así como sus prospectivas a corto y medio plazo. Todo ello con una naturalidad y pedagogía agradecidas por el auditorio.

Un cocktail que conjuga patrocinio, derechos de los medios de comunicación, publicidad, merchandising, las tarifas de los editores del juego en cuestión... Y sobre todo unas pautas tan crudas como reales. "La explicación del éxito radica en la facilidad de acceso al videojuego; la sencillez de los juegos, pero a la vez su escalabilidad; la búsqueda de targets de clientes jóvenes; la popularidad del streaming y entre los youtubers; la condición de entretenimiento... Los chavales quieren estímulos. No están dispuestos a aguantar 90 minutos, necesitan impactos en cortos espacios de tiempo", aclaró Joan Prats.

El coqueteo para obtener condición olímpica es uno más de los ejemplos que revalorizan el auge de los eSports. Pero también lo son el fomento de los hábitos saludables o la nutrición de quienes aspiran o ya se dedican profesionalmente a ello, o bien la atención dispensada por psicólogos en la gestión de las emociones, un aspecto tan relevante como crucial en el período de formación de los más noveles ('rockies').

Sin embargo, todo lo anterior no debe ocultar un peaje: la habilidad y capacidad de promoción requiere la disponibilidad de activos accesibles exclusivamente, previo desembolso económico. Es decir, el mérito no basta. Es el concepto 'pay to win' ('pagar para ganar') que obliga a invertir dinero para mejorar las prestaciones del videojuego con el cual pretendes competir; es un requisito que llega desde arriba, aparentemente de los creadores del videojuego. "En el juego FIFA un jugador profesional necesita invertir una media de 6.000 euros para mejorar su capacidad estratégica", precisó Prats.

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.