Octubre/diciembre firmó el trimestre del año con mayor volumen, pero a gran distancia de los indicadores habituales de la actividad.

Si el tercer trimestre insufló algo de oxígeno a las marcas que concurren en la comunidad castellano-manchega al observar una muy ligera recuperación, el último cuarto del ejercicio ratificó esa tendencia, pero siempre en unos valores absolutos que reflejan unas variables ciertamente alejadas de la normalidad.

La cantidad jugada en los establecimientos de juego y locales de apuestas que pudieron aperturar, aún con restricciones, ascendió en el último trimestre del año a 17'96 millones de euros, el mejor de los cuatro registrados en el ejercicio. Una cifra que permitió firmar un GGR de 3'93 millones, que iguala el contabilizado en el primer trimestre del año.

La pérdida de peso específico de la actividad mantiene una extraordinaria regularidad en los valores relativos a cada una de las cinco provincias de la comunidad. La demarcación de Toledo con 7'26 millones de facturación vuelve a liderar los registros de una actividad seriamente afectada por las restricciones de aforo, horario e incluso cierres totales, pero ayudando a la dinamización de la oferta de ocio.

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.