El ministro japonés de Territorio, Turismo, Infraestructuras y Turismo, Kazuyoshi Akaba, resalta que ningún operador aspiraría a una de las tres licencias en juego "si no existiera un umbral de expectativa de beneficio".

La reflexión del ministro japonés es tan evidente como obvia, pero en coyunturas como las actuales incluso ambas circunstancias requieren refrendarse públicamente y la pasada semana Akaba reforzó el interés del Ejecutivo en estos proyectos tan ambiciosos durante su intervención en el Comité de Presupuestos del legislativo. "El operador hará sociedad con el Gobierno municipal. Si ellos entendieran que el proyecto careciera de expectativa de beneficio, no lo harían. Su candidatura sólo será posible cuando hayan analizado el alcance del riesgo que está en juego. Una vez acontezca, entonces el Gobierno evaluará la solicitud".

Akaba no cree que el impacto de la Covid-19, que naturalmente ha tenido una seria incidencia en la llegada de turistas a Japón, pueda ser un factor que cuestione proyectos cuya implantación no serán una realidad efectiva hasta finales de la actual década. "Los riesgos específicos serán analizados por los operadores y ellos tomarán la decisión sobre si optan o no", señaló.

 

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.