Colocan esquelas anónimas denunciando "el alto riesgo para los jóvenes en precario" en el distrito de La Tenderina, que recientemente abría un establecimiento.

Un día sí y otro también nos levantamos con sorprendentes mensajes de animadversión sobrevenidos por no se sabe muy bien la razón contra establecimientos de juego.

En la ciudad de Oviedo ha comenzado una campaña divulgativa con carteles simulando esquelas, y contra la eventual instalación de 'casas de apuestas'.

También aquí se asegura que la 'ludopatía' "constituye un grave problema social, que afecta a miles y miles de jóvenes". Una afirmación, una vez más cargada de demagogia, que contradice los datos objetivos.

Según publicó la revista Joc Privat (JP 306, del 12 de marzo de 2018), la cifra de personas diagnosticadas en 2016 en el Estudio de Evaluación del Impacto del Juego Patológico en Asturias fue de 215. Este fue, además, el dato facilitado por el jefe de Servicio de Salud del Gobierno de Asturias, José Ramón Hevia. No se especificaba el origen del juego que derivaría en la respectiva patología.

A continuación, el texto literal que reza en las esquelas colgadas en el distrito de la capital asturiana, y que ayer recogió Europa Press:

"Persona joven anónima. Hace ya tiempo que las casas de apuestas inundan los barrios más humildes. Seguimos viendo cómo cientos de personas contribuyen a acrecentar los beneficios de estos negocios. Este tipo de establecimientos escapa del centro urbano y se abre en barrios obreros de ciudades. El futuro de los barrios y de la juventud no puede depender de este tipo de negocios, de casinos, de casas de juegos, salones de apuestas. La Ludopatía no sólo es un problema psicológico, es un problema social y familiar. No permitamos este futuro. Di no a las casas de apuestas. Fuera los casinos de barrios obreros".

Delirante.

BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.