Congreso de Estados Unidos

Una iniciativa legislativa es auspiciada formalmente por el senador Orrin Hatch del ala más conservadora del Partido Republicano y representante de Utah, Estado donde el Juego y las Apuestas están prohibidas.

La labor de Hatch sobre el particular, pero sobre todo la del líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, comenzó a hacerse oír el pasado verano. Sin embargo, la gran novedad se produjo la semana pasada cuando fue presentado oficialmente el proyecto que previene la capacidad discrecional de los Estados de regular las apuestas deportivas y, en consecuencia, contraría la decisión que el 5 de mayo de 2018 dictó el Tribunal Supremo despenalizándolas.

El proyecto propone otorgar al Gobierno federal poder de veto sobre las leyes estatales que han regulado las Apuestas al entender que el Estado no sería capaz de reunir unos estándares mínimos en esta dirección, además de prohibir que puedan realizarse apuestas sobre acontecimientos deportivos amateurs; paradójicamente autorizaría apuestas a partidos de deportes universitarios. También afirma una serie de estándares mínimos para abordar el tratamiento de los jugadores problemáticos. Y establece como imperativo la exclusiva utilización de los datos oficiales de las Ligas.

La reacción de congresistas y senadores de Estados como Nevada o New Jersey no se hizo esperar, rechazando una iniciativa de esta índole que ya gozaría de una regulación exitosa a cargo de sus jurisdicciones respectivas.   

BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.