NFL. National Football League

La final disputada en Atlanta ayer domingo entre Los Ángeles Rams y New England Patriots pone cada año en entredicho la doble moral de quienes en Estados Unidos abogan por su ilegalidad.

Y es que las apuestas siguen siendo ilegales en la mayoría de Estados. Es decir, buena parte de esa millonada de personas que han emitido su apuesta lo habrán hecho de forma ilegal en empresas radicadas fuera del territorio estadounidense. Según estimaciones de la Amrican Gaming Associations (AGA), las apuestas ilegales habrán representado en torno a 6.000 millones de dólares.

En efecto, sólo los Estados de Delaware, New Jersey, Mississippi, Virginia Occidental, Pennsylvania y Rhode Island han regulado las apuestas deportivas, además de Nevada y una tribu indígena de Nuevo México que fue autorizada para ello.

Sólo en Nevada en 2018 la final de la Super Bowl supuso un record de 158 millones de dólares; las apuestas en este Estado han crecido considerablemente en la última década.

BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.