UNIDESA

BANNER-BLANC-1200
BANNER-BLANC-1200

La imposición de aranceles bilaterales a las import-export entre Estados Unidos y China coloca en una delicada tesitura a las tres compañías estadounidenses que operan en Macao, cuya actividad en el enclave es crucial en sus cuentas de explotación.

Tras los datos del segundo trimestre de 2019 facilitados por el Gobierno de Macao a través de la Statistics and Census Service (DSEC) puede afirmarse que la economía del enclave ha entrado en recesión. La economía de la región se contrajo el 1'8% interanual en abril/junio, lo que sumado al descenso del 3'2% también en el primer trimestre ha deparado una caída del 2'5% en el primer semestre del actual ejercicio.

Esta circunstancia debería ser motivo de seria preocupación para los seis operadores de casino en Macao, pero el mensaje en Twitter de Donald Trump la pasada semana animando a las compañías estadounidenses a abandonar China ha situado en una coyuntura difícil a tres de los concesionarios: Wynn Macau, MGM China y Sands China, filiales de las matrices USA.

Y es que en junio de 2022 expiran las concesiones para operar casinos de juego y nada se sabe oficialmente de las autoridades de Macao. Las actividades en este territorio siguen siendo muy relevantes para las cuentas de explotación de los gigantes empresariales como para aceptar a pies juntillas la recomendación de Trump que, por otro lado, es receptor de donaciones y amigo de los empresarios de estas compañías: Steve Wynn y Sheldon Adelson, por ejemplo.

Poca broma para todos ellos. Wynn Resorts invirtiendo más de 1 billón de dólares en Macao fortaleciendo actividades no específicamente de juego, tales como dos nuevos hoteles con 1.300 habitaciones y el Pabellón de Cristal que incuirá un museo de arte, jardines, teatro y restaurantes. Sands también está implicada en un proyecto inversor de dos años superior al billón de dólares para reconvertir Sands Cotai Central en The Londoner Macau, un resort temático con los grandes elementos distintivos de la ciudad de Londres.

Las autoridades chinas juegan con la ventaja del grave impacto que supondría para estas empresas abandonar Macao y sobre todo porque saben que tienen 'lista de espera', cuando menos de cuatro aspirantes. La más notable, la malasia Genting, que perdió la oportunidad en 2002 cuando la Región Administrativa de Macao se abrió a nuevas concesiones, pero en este interín de tiempo se ha asegurado una parcela de propiedad en el enclave. Además de Genting, habría otros tres candidatos.

BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.