El sindicato de los trabajadores de Casinos pide al Gobierno francés que en el contrato de venta estipule que el comprador no podrá incorporar juegos de azar en los terminales, ni en los puntos de venta de FDJ.

La privatización de Francaise des Jeux (FDJ) no pasa desapercibida para el sector Casinos, identificado como uno de los vectores estratégicos de la economía gala. El sindicato que agrupa a sus empleados, Casinos de France, señala que la venta no puede incluir la autorización a su comprador para explotar comercialmente máquinas de juego. Y la precisión es muy directa: ni en los terminales de FDJ, ni en la red de 30.000 puntos de venta repartidos a lo largo de todo el país.

El sindicato, que reúne trabajadores de los 40 operadores privados de casino, entre los cuales figuran Barrière, Tranchant o Partouche, señala que los 200 establecimientos de juego podrían quedar muy vulnerables si el nuevo comprador "añadiera contenidos de casino a los terminales de FDJ, amenazando la actividad de sus miembros".

El sindicato comunica al Gobierno que recurrirá cualquier amenaza que pueda plantearse al sector de Casino presencial francés. Y recuerdan que el sector agrupa 45.000 empleos (15.000 directos), 60 millones de visitantes cada año, 500 eventos culturales apoyados financieramente, 350 bares y 300 restaurantes, 50 hoteles, 35 discotecas, 34 boleras y cines, 300 escenarios para actuaciones y auditorios que emplean a 20.000 personas.

El Gobierno galo espera que el proceso de privatización de FDJ se materialice antes de concluir 2019.

BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.