Estipula una serie de criterios a cumplimentar por las start ups, entre las cuales figura la delimitación del volumen de facturación de este tipo de sociedades.

Las nuevas medidas pretenden ser adoptadas a partir del 1 de enero de 2020 y la Malta Gaming Authority obligará a las empresas licenciadas a demostrar que no han satisfecho una facturación superior a los 10 millones de euros en los 36 meses anteriores. En definitiva, certificar que las start ups son efectivamente empresas para el desarrollo de proyectos, y no operadores.

El ente regulador aclara en el comunicado publicado en su web que no es el objetivo perjudicar a grupos corporativos con años en el negocio y que desean beneficiarse de los incentivos de start ups que parten de cero.

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.