BANNER-BLANC-1200
BANNER-BLANC-1200

La presión de las tribus indígenas por hacerse con la exclusiva, bien retail, bien vía móvil, alimenta un conflicto político de muy compleja resolución.

Connecticut atraviesa una situación que recuerda muy mucho a lo sucedido en Florida meses atrás. Su resolución queda aparentemente en manos de la negociación del gobernador del Estado, Ned Lamont. Y no lo tiene fácil.

Ha sido la agencia de prensa Associated Press (AP) la que ha desvelado conversaciones del gobernador con representantes indígenas que evidencian el juego de intereses de las negociaciones. Para empezar, la presión de las tribus ha ralentizado la tramitación de la legislación en las Cámaras del Estado, pero en esos mismos espacios también se ha puesto de manifiesto que no existe interés por otorgar a las tribus la exclusiva de la plataforma de apuestas para móvil.

Las conversaciones 'descubiertas' por AP revelan que el gobernador afronta la presión de las tribus por hacerse con la exclusiva de los derechos de las apuestas deportivas cuando éstas se legalicen. Éstas reportan al Estado el 25% de sus ingresos procedentes de las máquinas de azar situadas en sus casinos. Lamont no quiere en Connecticut que se repita un caso al vivido en Florida con la tribu semínola y ha manifestado públicamente su deseo por evitar "años de complejos litigios.

La labor de Lamont tiene muchos frentes abiertos. Por ejemplo, la decisión de MGM Resorts de acudir a los tribunales para impedir la autorización estatal a un tercer casino indígena en la región de East Windsor que todavía no es operativo.

BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.