BANNER-BLANC-1200
BANNER-BLANC-1200

Bet365 reacciona con un comunicado recordando que "la colocación de una apuesta es un acuerdo entre dos partes" y que, "de igual forma que un cliente puede emitir una apuesta, también la empresa es libre de decidir de quién acepta las apuestas y en qué términos".

Las declaraciones de James Poppleton a ABC News Australia, un directivo vinculado con Bet365 por espacio de 18 meses, asegurando que la empresa "utiliza los datos online de sus clientes para determinar cuántas empresas son colocadas, sus retornos totales y el ratio de ganancia o pérdida respecto de la empresa, lo que redundaría en que los grandes apostadores tendrían limitada la posibilidad de apostar grandes sumas".

Bet365 ha negado las acusaciones y ha defendido que los operadores de juegos de azar se limitan a gestionar sus capacidades "restringiendo o rechazando la aceptación de apuestas de ciertos clientes" (...) "En el mismo instante que un cliente puede decidir sí o no desea colocar una apuesta, la empresa de juegos de azar es libre de decidir de quién acepta apuestas y en qué términos para la gestión de su negocio, tal como ocurre con las compañías de seguros al asignar sus 'clientes premium'".

Bet365 concluye su comunicado oficial recordando que los acuerdos de restricciones y los 'términos y condiciones' tienen impacto en un muy reducido número de clientes".

A propósito de las consideraciones expuestas por Bet365, recientemente el TSJ de Cantabria anuló las restricciones impuestas por la empresa a aquellos jugadores que obtenían ganancias superiores a la media "sólo por el mero hecho que el apostante ganara" y en su fallo recordaba que "un contrato debe obligar a las dos partes por igual" (casas de apuestas incluidas).

La sentencia se apoyó en el informe pericial que no advirtió conducta o hecho causal de previa información en apuestas o sucesos que la alteraran. "En las apuestas en vivo el operador dispone de medidas para mitigar el riesgo de que algún jugador obtenga ventajas sobre otros al apostar a partir de información sobre resultados, lo que en este caso no se ha acreditado", reza uno de los fundamentos del fallo.

En otro de los razonamientos expuestos se recuerda que tampoco pudo acreditarse que el usuario actuara fraudulentamente o permitiera el uso de registro de un tercero.

También la DGOJ emitía recientemente unas Orientaciones acerca de la relación que se establece entre empresa y cliente, cuyo objetivo es marcar unas pautas que incluso puedan ser utilizadas en los casos que deriven judicialmente.

BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.