El 70% de los croupiers que laboran en casinos británicos carecen de la ciudadanía y la patronal pide al Gobierno su exoneración del nuevo sistema de residencia que regirá a partir del 1 de enero de 2021.

La Betting and Gaming Council ha solicitado formalmente al Ejecutivo de Boris Johnson que los empleados del sector Casino queden fuera del protocolo impulsado para obtener una visa, una vez concluya el período de transición que vence el 31 de diciembre de 2020 para todos aquellos que no tengan la nacionalidad.

El sistema otorga 50 puntos cuando individuos de otra nacionalidad tengan trabajo a cargo de un empleador, demuestre un determinado nivel de habilidad y sea capaz de hablar inglés con fruición, pero la obtención del visado exige alcanzar los 70 puntos. Y en esta tesitura es preciso acreditar un salario de al menos 25.600 libras o una cualificación, tal como licenciatura u oferta del sector a causa de una habilidad escasamente disponible en el país.

Desde el colectivo sectorial de Casinos británico recuerdan que su sector no sólo atiende nacionales, sino que atrae turismo de alto poder adquisitivo procedente de Asia y Próximo Oriente, que emplea a más de 14.000 personas, indirectamente genera otros 4.000 puestos de trabajo y contribuye fiscalmente con 300 millones de libras anualmente.

La Betting and Gaming Council defiende que para seguir siendo competitivos los casinos británicos precisan los mejores croupiers, dotados de una gran agilidad aritmética.

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.