La recaudación líquida por la partida de Máquinas en el ejercicio 2019 alcanzó los 99'18 millones de euros, el mejor registro anual de ingresos por este concepto de la última década.

La entrada en vigor de la nueva ley del Juego en Comunidad Valenciana abre extraordinarias incertezas y grandes preocupaciones al empresariado levantino ante los efectos directos e indirectos en su actividad. El profesor de Sociología, José Antonio Gómez Yáñez, adelantó en la jornada celebrada en Valencia por SOS Hostelería que 228 pymes del sector en esta jurisdicción corren un riesgo cierto de desaparición con la consiguiente pérdida de empleos en el umbral de dos años (4.000 directos y 3.580 indirectos que se corresponden con trabajadores de bares y hostelería en general).

La prospectiva de Gómez Yáñez extiende derivadas con un severo impacto de 24'3 millones de euros en cotizaciones sociales a los que sería preciso adicionar otros 40'3 millones en costes de desempleo para el Estado.

Un escenario ciertamente complejo al que actualmente la Administración aparenta lejanía. No en vano, los ingresos fiscales procedentes de la tasa de juego aplicada sobre las máquinas B y C arrojaron una importante recaudación que se elevó a los 99'18 millones de euros al completarse 2019 con unos derechos reconocidos de 100'23 millones. Unos guarismos sin parangón a lo largo de la última década. Hay que remontarse al ejercicio 2010 para hallar una cifra aproximada, que entonces fue de 111'04 millones de euros. El escenario que aventura la implementación de la nueva ley cuestiona el mantenimiento de los actuales niveles de recaudación.

BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.