UNIDESA

Descorazonadora respuesta del Gobierno riojano a la búsqueda de explicaciones por parte de la empresa: 'Hemos copiado el texto de la Fase 3. Si entienden que no pueden ser rentables, cierren'. ¡Pero es que en la Fase 3 de la desescalada no se exigía ningún límite de 25 personas!

Un centenar de empleos, que se corresponde con los trabajadores de los 4 Bingos (3 en Logroño y 1 en Calahorra), regresan desde ayer miércoles a la situación de ERTE, tras la publicación en el BOR del 2 de septiembre de la Resolución que incorpora el Acuerdo del Consejo de Gobierno asignando una serie de medidas en razón de la Covid-19. En ella todas las modalidades de establecimientos de juego quedan obligados a "no superar el 50% del aforo y con un máximo de 25 personas". Esa coletilla de 'máximo de 25 personas' hace completamente inviable la continuidad de las cuatro salas de bingo por lo que ayer mismo la empresa gestora optó por el cierre y el regreso de todos sus trabajadores a ERTEs, de los cuales progresivamente habían desescalado en las últimas semanas en un claro intento empresarial por normalizar la actividad, siempre desde el más estricto cumplimiento de las medidas higiénicas y sanitarias exigidas por las autoridades.

Ciertamente la limitación a 25 personas es un requisito imposible de validar para un negocio que se fundamenta en un juego mutual. En la confianza de una corrección o interpretación de la norma, la empresa dirigida por Antonio Gallardo intentó durante toda la mañana de ayer miércoles no tomar la decisión drástica que finalmente tuvo que ejecutar: el cierre de los cuatro establecimientos. La respuesta ofrecida a la empresa desde el Gobierno de la Rioja tampoco resultó demasiado motivante: 'Hemos copiado las condiciones de la Fase 3. Si creen que no les resultará rentable, cierren'.

Quien haya redactado el texto debiera saber positivamente que limitar a un máximo de 25 personas convierte en inviable un negocio de las características de un Bingo o un Casino. La decisión empresarial así lo pone de manifiesto. El Casino de Logroño permanece cerrado desde el 14 de marzo, pero los Bingos reemprendieron su actividad cuando las medidas administrativas abrigaron una posibilidad.

Un apesadumbrado Toni Gallardo lamentaba ayer a JPnoticias que "el Gobierno de La Rioja no nos comunique, no nos consulte, no nos transmita absolutamente nada".

Causa asombro y resulta sonrojante que la Administración riojana aluda a fórmulas que ni siquiera implementó cuando vivió en la Fase 3 de la desescalada a partir del 8 de junio pasado. El documento que adjuntamos en la presente información es la Guía para la Fase 3 de la desescalada fechada el 7 de junio de 2020 por el Gobierno de La Rioja en el cual en ningún momento se alude a "un máximo de 25 personas". En aquel pedagógico e instructivo documento, al referirse a los casinos, salas de juego y salones recreativos señalaba literalmente (página 3/8 que adjuntamos): "Conforme establezca la normativa en materia de juego y siempre que no se supere el 50% del aforo autorizado, y cumpliendo todas las medidas de seguridad e higiene".

La razón es que, tal como publicó JPnoticias en su edición del lunes 8 de junio, el Ministerio de Sanidad suprimió en la Orden 507/20-artículo Cuarto. Cuatro.1 (publicada en el BOE del 6 de junio, que también adjuntamos) el requisito de un máximo de 50 personas en locales de juego en la Fase 3, que en efecto sí había incorporado en una Orden anterior (458/20) de fecha 30 de mayo. Así pues, los únicos requisitos que La Rioja asignó en la Fase 3 de desescalada para los establecimientos de juego fue el límite del 50% de su aforo y el cumplimiento de las obligaciones sanitarias e higiénicas.

Pésima, torpe e injusta gestión la realizada en este punto en concreto por la Administración riojana.

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.