El consistorio hispalense tiene en marcha un proceso de modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), lo que es singularmente argumentado para impedir la concreción de dos nuevos espacios en los distritos de Bellavista-La Palmera y de Sur.

El ayuntamiento reconoce que ambos recibieron el permiso para realizar las obras de adecuación del local antes que el consistorio aprobara la moratoria, pero en un comunicado oficial advierten que "no tenían completa toda la documentación por lo que no podrán desarrollar su actividad".

De hecho, uno de los afectados, con petición de licencia en diciembre de 2018, ha llegado a abrir sus puertas, pero ahora le reclama tramitar una nueva calificación ambiental. El viernes 18 el ayuntamiento dejó sin efecto la 'declaración responsable' y la Policía Local notificó la orden de clausura.

En el otro establecimiento el ayuntamiento admite que todos los trámites de licencia de obras han sido cumplimentados correctamente con antelación a la moratoria, pero señala que no lo fueron "los trámites para el inicio de la actividad por lo que se ve afectado también por la moratoria aprobada en el Plano consistorial", según señala literalmente.

En una decisión extraordinariamente singular y que plantea todo todo tipo de contradicciones, el Ayuntamiento afirma que las dos iniciativas empresariales "no pueden desarrollar la actividad mientras se mantenga la suspensión cautelar de nuevas autorizaciones municipales y cuando ésta decaiga, en torno al mes de marzo deberán ajustar a la nueva normativa autonómica que regulará las condiciones de implantación de estas actividades, o bien en caso de que ésta aún no se haya aprobado, al proyecto de modificación puntual del PGOU que elabora el ayuntamiento".

Sin duda una explicación que contiene afirmaciones muy poco consistentes en un marco de seguridad jurídica que es el que debiera presuponerse en todo procedimiento administrativo.

BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Mitos y Realidades del Juego

En torno a la oferta de juego regulada en España han surgido una serie de afirmaciones no ajustadas a la realidad. A través de noticias que aparecerán sucesivamente en este espacio, confrontaremos ciertos mitos que han consolidado principalmente en los medios de comunicación generalistas.

Público o Privado: la esencia del juego no varía, es la misma

¿Acaso el sector del Juego en España es una 'jungla'? Desde 1977 está sometido a una extensa y altísima regulación autonómica y estatal

Jugar forma parte del ocio y del entretenimiento de los españoles en el ejercicio de su libertad y responsabilidad individuales

El consumo de juego real en España, un 50% por debajo de los niveles de 2019

¿Es cierto que hay demasiada publicidad del juego, cuya finalidad es atraer dinero fácil?

Los establecimientos de juego siempre han buscado las zonas urbanas más comerciales y con mayor densidad de población

¿Acaso una empresa autorizada sujeta a multitud de requisitos administrativos, fiscales y normativos puede estar interesada en menores que se cuelan en el local?

Que los establecimientos de juego tengan fachadas opacas y vidrieras oscuras es un criterio normativo impuesto por la Administración

El sector del juego de entretenimiento privado defiende el criterio de distancia entre salones y otros locales de juego cuando se respeta la seguridad jurídica de las empresas

La práctica del juego legal en España es una actividad ejercida por la ciudadanía en el uso de su responsabilidad y libertad individual

España, entre los cuatro países del mundo occidental con un menor indicador de juego problemático

BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.