El enorme descuadre entre lo presupuestado por la Generalitat Valenciana procedente de las exacciones y tributos del Juego, que es todo un clásico sea cual sea el partido de Gobierno, revelaba hasta el mes de noviembre un desfase superior a los 70 millones de euros.

Sabemos que en el ejercicio 2020 la recaudación autonómica procedente de los tributos del Juego marcará registros extraordinariamente negativos ante la imposibilidad de desarrollarse la actividad por la pandemia. Para paliar esta circunstancia la Administración central aseguró que en diciembre aprobaría el Cuarto Tramo del Fondo Covid-19 por valor de 5.000 millones de euros a repartir entre las distintas comunidades autónomas de Régimen Común para "compensar la pérdida de ingresos procedentes de los tributos cedidos".

Ya en la última semana de diciembre, aquella promesa gubernamental todavía no se había consumado. Pero además de ser una excelente oportunidad para recordar esta circunstancia, en el caso de Comunidad Valenciana permite poner en evidencia el impresionante descuadre que los ingresos procedentes del Juego suelen revelar entre lo presupuestado por la Administración autonómica y lo efectivamente recaudado porque las previsiones siempre son excepcionalmente optimistas.

Para conocer ese impacto hemos recurrido al estado de situación a fecha 30 de noviembre. Las previsiones definitivas reconocieron un volumen de 169'19 millones de euros en 2020 procedentes de las diferentes actividades del Juego Privado. Sobre esa cantidad los derechos reconocidos se situaban en 98'34 millones, es decir, un desfase de 70'85 millones de euros, que aparentemente se subsanará con ese Cuarto Tramo del Fondo Covid-19 procedente del Ministerio de Hacienda.

En 2019 no hubo pandemia, pero el desajuste entre lo presupuestado y lo recaudado fue 15 millones de euros ante una expectativa de 172'83 millones y una recaudación final de 157'79 millones. En 2018 ya sucedió otro tanto al prever un absoluto de 158'19 millones de euros y reportar unos ingresos de 135'71 millones, lo que reivindicó un descuadre de 22'48 millones de euros.

En el presente ejercicio 2020 hay que tener en cuenta que hasta la fecha sólo ha sido adoptada una medida compensatoria a cargo de la Generalitat. Fue la bonificación de los 18 días inhábiles de marzo que dejaron la cuota del primer trimestre de máquinas B y C en 721'98 euros y la cuota cero (0) en el segundo trimestre que de facto resultó prácticamente inhábil para las empresas. Desde entonces, pese a la reducción ostensible de aforos, cierres puntuales en diferentes localidades de locales de juego y hostelería, y desde el 24 de diciembre la imposibilidad de operar las B en hostelería, las empresas levantinas han mantenido las obligaciones de pago fiscal sin hallar nuevas compensaciones.

Si desglosamos los conceptos tributarios del año 2020 en la fecha de 30 de noviembre la aportación de las B y C vuelve a ser fundamental una vez más: a un mes de completarse el ejercicio, los derechos reconocidos por este capítulo eran 67'31 millones de euros (111'33 millones presupuestados). En las Apuestas lo reconocido es de 10'88 millones en esa fecha (14'09 millones presupuestados), en Casinos 4'83 millones (8'01 millones presupuestados), y en Bingos, 15'30 millones de euros (35'74 millones presupuestados).

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.