La reforma del decreto de Salones regirá el 3 de noviembre, aunque faculta la adaptación a sus requisitos en el plazo de un año “sólo por causas no imputables al titular del Salón”, previa solicitud antes del 3 de septiembre próximo a la Generalitat.

La ampliación sería “excepcional” y por causa “debidamente justificada”. En la petición a la Direcció General de Tributs i Joc de esta prórroga deberá indicarse la imposibilidad de cumplimentar las obras requeridas aportando los documentos técnicos que lo identifiquen. Es la pseudoconcesión que realiza la Generalitat a la recomendación en el dictamen de la Comissió Jurídica Assessora expuesta al proyecto de decreto.

A grandes rasgos el decreto 89/2019, de 30 de abril, establece un servicio de identificación y control de acceso, en el cual se abrirá ficha al visitante en su primera asistencia con nombre, apellidos, DNI, pasaporte o equivalente, fecha de nacimiento y fecha de apertura de la ficha; en aquellos Salones con datos de los clientes digitalizados o en soporte electrónico, y cruzados con el Registro de Prohibidos, el decreto limita la identificación del visitante como requerimiento.

La disposición obliga a anotar e identificar cada visita realizada al Salón. Y precisa que las fichas personales de cada visitante tienen carácter reservado y sólo pueden revelarse por empresas titulares de Salón con autorización de la Dirección General.

El decreto 89/2019, de 30 de abril, fue publicado en el DOGC del 3 de abril.

BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.