Los establecimientos de juego no podrán situarse en entornos de centros escolares, la recaudación de sanciones irían a programas de tratamiento y la presencia de menores en Salones será falta 'muy grave'.

El presidente de la Generalitat Valenciana adelantó ayer en Les Corts el plan de actividades del Ejecutivo para la legislatura actual, y entre los diferentes asuntos transmitidos enunció la tramitación del proyecto que reforma la vigente ley del Juego, que en el anterior período legislativo ya se promovió modificar.

Las propuestas formuladas por Puig fueron bastante escuetas, limitándose a señalar la prohibición de locales de juego en las cercanías de centros escolares; control de acceso a pie de calle para evitar el acceso de ludópatas y prohibidos; endurecimiento de las sanciones por presencia de menores en los locales al pasar a considerarse falta muy grave, y no grave, y; el destino de lo recaudado por sanciones en materia de Juego para programas de tratamiento de ludopatías.

Más allá del contenido que finalmente suponga el nuevo proyecto de ley del Juego, lo cierto es que desde ayer la Generalitat lo vuelve a retomar entre sus acciones a corto plazo, tras no completarse su tramitación en la anterior legislatura.

BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.