Los ingresos tributarios acumulados en el ejercicio 2019 (hasta septiembre) advierten un diferencial negativo de 8'90 millones de euros sobre la recaudación presupuestada por la partida fiscal aplicada en las B y C del año actual.

Para los profanos en la materia, desde un punto de vista cuantitativo pudiera parecer un incremento pequeño en la cuota fija trimestral que abonan los operadores canarios por la explotación comercial de las máquinas B en Hostelería la sugerencia incluida en el proyecto de Presupuestos de elevar en 28'16 euros la cantidad que se está abonando en 2018, es decir, de los actuales 871'84 euros de devengo trimestral a 900 euros, según el proyecto de Presupuestos Generales para el ejercicio 2020 que se debate en el legislativo canario. Una impresión similar podría merecer el incremento fiscal propuesto de 38'73 euros en las B de 3 o más jugadores, cuya ecuación para el cálculo fiscal en 2020 pasaría a 1.600 euros +(650 x número de jugadores x precio máximo de partida) frente al actual de 1.561'27 euros + (611'25 x número de jugadores x precio máximo autorizado). También la máquina C sería objeto de un aumento de la cuota fiscal trimestral hasta los 1.125 euros.

La expectativa recaudatoria que presupone el Ejecutivo con esta medida tiene todas las garantías del fracaso porque la presumible consecuencia, si prospera la iniciativa legislativa, es que se produzca una reducción más notable del parque de máquinas B (7.765 unidades a finales de 2018), pero más aún porque la previsión de ingresos de 36 millones de euros de ingresos por esta partida en 2020 será absolutamente inalcanzable con estos parámetros. Lo recaudado en 2018 procedente de la máquina B y C (último dato oficial anual) significó unos ingresos de 32'47 millones de euros para el erario, cantidad alejada en casi 4 millones de euros del objetivo que se fija para 2020.

Lo más probable es que, fruto de la implementación de esta medida que penaliza la cuota de la tasa sobre las máquinas B, se produzca un freno en la recaudación tributaria por este concepto, y el efecto consecuente es que lamentablemente se frenará el crecimiento sostenido de ingresos que pudo constatarse en el trienio 2016/18 cuando se evolucionó de los 29'07 millones en 2016 a los 30'93 en 2017 y a los 32'47 millones de 2018.

Vayamos a los datos actuales que están al alcance de los políticos canarios porque su acceso es público. A fecha 30 de septiembre de 2019 la recaudación líquida procedente de la tasa de juego sobre las máquinas B y C a partir de los derechos reconocidos era de 24.857.462'74 euros. Según la propia explicación contable del Gobierno de Canarias, esta cifra significa una desviación sobre lo presupuestado en esta partida de 8.902.893'28 euros. Es decir, en el ejercicio 2018 ya se está fraguando un 'agujero presupuestario' en toda regla en las cuentas del erario canario: lo más probable es que la cifra de ingresos efectivos por esta partida se acerque a lo recaudado en 2018. Así pues, la previsión presupuestaria de 2020 augura ya un importante desfase por esta partida.

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.