Importante reseñarlo cuando la consejera de Salud asegura que los casos "se han duplicado" en seis años, y dos colectivos que aventuran movilizaciones contra locales de juego en Pamplona dicen que los 'dependientes de juego' en Navarra han pasado de 270.000 en 2012 a 860.000 personas en 2018.

Las referencias de la Plataforma contra Salones de Juego de Menbaldea y Ermigataña han acuñado un nuevo término que sumar en la escalada 'alarmista': 'dependientes de juego'. Pero no se quedan ahí, pues atribuyen a los afectados "obsesión por el consumo, despolitización y pérdida de relaciones sólidas basadas en la solidaridad" (tan asombrosa descripción como literal). Como guinda afirman que en Navarra el Servicio de Prevención y Tratamiento "no llega a cubrir la demanda de atención" por este problema. Desde el Gobierno foral parecen adherirse a la 'alarma' y la consejera de Salud señala que las atenciones por asistencias de salud mental a pacientes de trastorno por 'ludopatía' en la Red de Salud Mental de Navarra se han duplicado en 6 años, pero alimenta esa 'alarma' al obviar en sus declaraciones la alusión al número concreto.

Acudamos en consecuencia a los datos objetivos que maneja oficialmente la propia Administración navarra. En el Programa de Trastornos Adictivos de 2018 la única alusión a 'ludopatía' en toda la Memoria de Salud Mental de Navarra se aluden a 50 diagnósticos de tratamientos relacionados con consumos de sustancias, lo que sería el 2'6% sobre un total de 1.958 casos por consumo de sustancias (juego sería 'sin sustancia'), según el Registro Informativo de Actividades de Consultas y Hospitalización que recoge la Memoria de Navarra. El resto de casos (1.888) se refiere a adicciones derivadas del alcohol (792), opioides (463), otras drogas (374), cannabis (141) y cocaína (138). El mismo indicador correspondiente a 2017 advirtió 45 por 'ludopatía' (precisa que el trastorno se contempla en el Plan Foral de Drogodependencias), que sería el 2'3% sobre un total de 1.945: una vez más el alcohol (802) capitalizó los casos, seguido de opioides (441), otras drogas (380), cannabis (148), cocaína (129). Ninguno de los dos documentos aclara si la cantidad referenciada en 2018 incluye alguno de los 45 casos registrados en el ejercicio 2017, o bien todos serían nuevos.

Los datos objetivos que aportamos en la presente información son tanto más trascendentes cuanto la Plataforma contra Salones de Juego de Menbaldea y Ermigataña en Pamplona asegura que en Navarra habían 270.000 'dependientes de juego' (nuevo término) en 2012, elevándose en 2018 hasta las 860.000 personas.

Todo sigue siendo desmesura y tememos que alimentado políticamente. JP adelantó en su edición de Marzo de 2018 (JP306), que en Navarra habían sido atendidas en 2015 un total de 207 personas (familiares incluidos) por 'juego problemático'. Un año antes la cifra de atendidos había sido de 335 personas, incluyendo familiares. La asociación Aralar aseguró que en 2015 habían sido tratados "65 individuos afectados".

La 'ludopatía' es un drama en si mismo por lo que no es preciso frivolizar sobre ellos, ni utilizarlos como herramienta política sacándolo de contexto y elucubrando desde la desmesura. La descripción de los efectos que apuntábamos al inicio de la información resulta extraordinariamente revelador.

memoria salud mental 3

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.