El presidente de CONHOSTUR, Manuel Espinar, lamenta "la demonización del sector del Recreativo que no ha generado incidencia alguna, como reconoce la propia Generalitat".

Responsables de la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia, y de las asociaciones empresariales de Máquinas (Andemar-CV, Asvomar y Apromar) compartieron ayer un documento en el cual solicitan diálogo a propósito de las enmiendas, además de 18.000 firmas que han sido recogidas en contra de las pretensiones incorporadas al proyecto de ley del Juego en su debate parlamentario.

La petición replica la aprobación de medidas como prohibir máquinas recreativas y de apuestas en bares, obligación de retirarlas al vencimiento de sus autorizaciones cuando el local se encuentra a menos de una determinada distancia de un centro educativo, sanitario o deportivo, además de la obligación de implantar un mando de activación y/o sistema de identificación de las máquinas instaladas en tales locales.

Desde CONHOSTUR estiman "medidas desproporcionadas" por lo que solicitan un período de diálogo para buscar puntos de encuentro y propuestas consensuadas en la tramitación del texto legal. "Nuestros bares y restaurantes no son salones de juego. El 60% de bares y restaurantes de Comunidad Valenciana disponen de estas máquinas. Son complementarias. La gente entra a consumir y la máquina se inscribe en el ocio de cliente cuando está en el local" (...) "Las B son recursos de la cuenta de explotación de los bares. Si se retiraran podrían desaparecer 12.000 empleos sólo en la Hostelería, a los que habría que sumar los trabajadores de las empresas operadoras que instalan máquinas en los bares, restaurantes y cafeterías" (...) "La B está pagando el coste anual de la Seguridad Social de un trabajador y medio".

Espinar contrasta la "barbaridad que se pretende sobre las B con la desmesurada publicidad de las plataformas online del juego" (...) "El sector de la Máquina B en Hostelería está perfectamente regulado. No hay que tocarlo".

Desde la Asociación de Bares, Cafeterías de Valencia identifican la pretensión "es el absurdo llevado al límite por las razones citadas por Espinar, pero también porque afectaría a pequeños negocios familiares, bares con facturaciones pequeñas. ¿Queremos más gente en el paro?".

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.