Alejandro Landaluce reitera que el conjunto del Juego Privado "es un sector económico, legalmente controlado, generador de empleo y que pone a disposición de sus clientes una oferta de entretenimiento a la cual acceden libremente y de manera responsable".

Reacción de CeJuego, vía una carta abierta, a las incalificables manifestaciones de Mercedes González, la líder municipal del PSOE en el consistorio madrileño que no sólo expresó su oposición a incluir a los establecimientos de juego en la bonificación de IAE e IBI, sino que utilizó expresiones incluso hirientes, considerando la actual situación sanitaria y de crisis económica que padecemos.

Landaluce firma el documento que adjuntamos, en el cual denuncia la utilización de las circunstancias que vivimos para criticar destructivamente al contrario. Frente a esta actitud testimonia un mensaje a favor de la construcción versus destrucción, además de transmitir vigor para superar la actual crisis.

Carta abierta de CEJUEGO sobre las decisiones del Ayuntamiento Madrid

Como todos sabemos, España, Europa y el mundo entero, estamos viviendo una situación jamás conocida. El COVID-19 se está llevando miles de vidas por todo el mundo y en nuestro país son ya más de 21.000 personas las fallecidas por esta pandemia.

En nuestro país, las medidas llevadas a cabo por el Gobierno para controlar la enfermedad han hecho que, poco a poco, la situación se pueda controlar a nivel sanitario y social. Ante eso, no podemos estar más agradecidos con la calidad y compromiso de nuestros profesionales y asumir las medidas acordadas por el Gobierno central y que afectan a la actividad social, con el fin de frenar la expansión del virus.

Sin embargo, ligado a estas medidas y restricciones sociales, nos enfrentamos a una crisis económica que afectará a trabajadores, empresas y, en definitiva, al conjunto de la sociedad a través de altas pérdidas de empleo e incertidumbre sobre el futuro.

El sector del juego, como otros muchos sectores económicos y empresariales de nuestro país desde que se decretó el Estado de Alarma se ha visto especialmente afectado. El juego presencial privado- lo que conocemos como máquinas de hostelería, bingos, salones, casinos o casas de apuestas- ha detenido totalmente su actividad como lo han hecho otros comercios. Es por ello por lo que muchas empresas se han visto abocadas a presentar medidas temporales para evitar la destrucción de empleo, como los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs).

Tanto el Gobierno como otras Administraciones están tomando una serie de medidas de alivio fiscal que pueden ayudar tanto a empresarios como a autónomos, PYMES y trabajadores de diferentes sectores económicos. El pasado 26 de marzo, el Ayuntamiento de Madrid aprobó los proyectos iniciales de modificación de una serie de ordenanzas fiscales para paliar las consecuencias económicas desfavorables derivadas del COVID-19 en distintos sectores. Concretamente, el artículo único de la ordenanza afirma que para el periodo impositivo de 2020 “los sujetos pasivos” de una serie de actividades “podrán disfrutar de una bonificación del 25% de la cuota del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) correspondiente, siempre que la actividad sea declarada de especial interés o utilidad municipal.”

Esta medida tomada por el consistorio madrileño afecta a las actividades de restauración, ocio y entretenimiento, tales como: restaurantes, cafeterías y bares, hospedaje, catering o las agencias de viaje. Sin embargo, la polémica en ciertos medios y políticos se ha desatado porque entre estos sectores también se encuentra el sector del juego.

La medida tomada por el Ayuntamiento de Madrid ha recibido duras críticas de representantes socialistas que, acusando a nuestra actividad legal de ser una droga, denuncian la reducción del 25% aplicada al Impuesto de Actividades Económicas (IAE).

Me gustaría señalar que esta acertada y temporal reducción se aplica a diversos sectores porque, tal y como su nombre indica, es un impuesto sobre actividades económicas y actualmente un gran número de sectores no están pudiendo realizar su actividad económica porque la administración se lo prohíbe, entre ellos el juego. Es decir, no se está beneficiando al sector del juego, simplemente se está reconociendo un hecho: no hay actividad económica susceptible de gravar con un impuesto. Pero más allá, lo que está intentando el Consistorio Madrileño en este caso, al igual que en otras zonas de España, es intentar salvar puestos de trabajo, en este caso del sector privado, los que a veces algunos piensan no hay que salvar.

Tras esta medida, algunos cargos públicos y partidos se han mostrado públicamente contrarios a su aplicación al sector del juego. Entendemos que no es el momento de utilizar las excepcionales y graves circunstancias actuales para atacar con oportunismo al contrario político, sino de aprovechar esas energías y recursos para proponer y abordar todas las iniciativas que eviten una destrucción empresarial; y del empleo que conlleva.

Queremos recordar a través de esta carta, que el sector del juego es un sector económico más de este país, legal, controlado, generador de empleo y que cumple con la función social de entretener, cada día a millones de ciudadanos que, de forma libre, deciden utilizarlo, con responsabilidad. Permítanme aportar algunos datos, el sector del juego en España aporta una contribución de 1.124 millones de euros a las arcas autonómicas en impuestos y de 570 millones de euros en Cotizaciones a la Seguridad Social. En total el sector del juego público y privado representan el 0.8% del Producto Interior Bruto (PIB) (9.870 millones de euros).

Por otro lado, el juego privado aporta 47.178 empleos de forma directa, que junto a los empleos del juego público suponen 85.000 empleos directos y sumados a los indirectos hacen un total de 260.000 puestos de trabajadores. Por poner un ejemplo más concreto, en España actualmente hay 158.247 máquinas recreativas instaladas en 130.000 establecimientos de hostelería (bares y cafeterías), operadas en su mayoría por autónomos y pequeñas empresas familiares. Los ingresos para estos locales de hostelería derivados de las máquinas representan 1.025 millones de euros, lo que equivale al coste laboral de más de 50.000 empleos. Como todos sabemos en estos momentos esos ingresos son 0.

En este caso, la medida concreta de reducción de Impuesto de Actividades Económicas (IAE), llevada a cabo por el Ayuntamiento de Madrid, va a suponer un alivio fiscal no solo para las empresas del juego, sino también para miles de trabajadores del sector en la ciudad de Madrid que ven con preocupación la crisis económica que se avecina y se muestran expectantes ante las medidas a adoptar por las Autoridades.

Desde CEJUEGO estamos trabajando duramente para disponer de un Plan y proponer medidas que nos permitan reactivarla actividad, lo antes posible, a fin de evitar al máximo los perjuicios que el cierre legal de su establecimiento y otros como la hostelería está causando al sector.

El devastador escenario en el que nos encontramos cuando todo esto acabe requiere que trabajemos juntos con iniciativas constructivas, y no destructivas, para recuperar a todos los profesionales afectados y hacer frente, con rigor, a la crisis económica. Confiamos en la capacidad de nuestro país y sus ciudadanos para levantarse y reponerse con la fuerza que siempre nos ha caracterizado. El COVID-19 “lo paramos unidos” y esta situación la superaremos juntos.

Un cordial saludo
Alejandro Landaluce
Director General del Consejo Empresarial del Juego (CEJUEGO)

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.