Los complejos resort en Manila y Chipre, que aprecian sensibles recuperaciones, avalan las expectativas de Lawrence Ho por franquear las dificultades al concluir el ejercicio.

Los 1.400 millones de dólares de facturación contabilizados en el tercer trimestre de 2019 han dejado paso en el relativo a 2020 a apenas 21 millones. Todo un ejemplo paradigmático del impacto en la actividad de los complejos resort y casino que está significando la Covid-19.

El CEO de la compañía, Lawrence Ho, salió a defender públicamente la gestión el pasado jueves. En primer lugar, para reconocer la fuerte incidencia y el impacto negativo en la ejecución de sus operaciones financieras. Y en segundo lugar, para encomiar no sólo la sostenibilidad de sus actividades en Manila y en los distintos emplazamientos que opera en Chipre mientras espera la conclusión de su gran complejo City of Dreams que incluye casinos, hotel con más de 500 habitaciones de lujo, anfiteatro para actuaciones y 10.000 metros cuadrados destinados a actividades diversas, sino las grandes expectativas de crecimiento.

Además, Ho también se refirió en términos favorables al proyecto en Japón, donde su empresa afianza expectativas tras la declaración en el legislativo nipón del Primer Ministro Suga, apoyando la continuidad de los tres complejos resort en otras tantas áreas del país.

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.