Blackstone, que es titular del 9'9% del capital de Crown desde abril de 2020, trasladó el pasado viernes una propuesta del 90'1% de acciones restantes por 5.200 millones de euros.

Proposición que llega en plena reestructuración del consejo de administración de la compañía australiana dirigida por el magnate James Packer, tras no superar varios exámenes sobre probidad del holding a resultas de la tentativa de hacerse con la licencia de un nuevo casino-resort en Barangaroo en la ciudad de Sydney.

El ente regulador australiano rechazó la posibilidad que Crown optara a la licencia de este proyecto por estas deficiencias detectadas y lo que es más serio la Administración australiana observó fallos en los procedimientos de 'compliance' de sus sistemas de prevención de blanqueo de capitales, lo que afectó ya en 2020 la continuidad de la longeva relación que Crown mantenía con Melco.

Precisamente la decisión de Melco de alejarse de proyectos conjuntos con Crown tuvo su detonante en las decisiones adoptadas por la New South Wales Independent Liquor & Gaming Authority, regulador australiano que capitalizó todas las investigaciones y que salpicaron al holding de Lawrence Ho, que también fue investigado.

Melco, que había planificado ampliar su presencia accionarial en Crown, no sólo no lo hizo, sino que optó por vender su paquete de acciones a Blackstone, circunstancia que ocurrió en abril de 2020.

El consejo de administración de Crown tiene que decidir si acepta la puja de Blackstone que, de prosperar, se haría con la totalidad de la empresa.

 

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.