El requerimiento judicial, que ascendería a más de 1.000 millones de dólares, recuerda que Caesars que pagó más de 15 millones de dólares en contrataciones premiums para garantizar todo tipo de riesgo.

Además, Caesars ha implicado a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (popularmente conocida como SEC), indicando que la mayoría de las pólizas contraídas no excluían pérdidas o daños causados por virus o pandemias. "Las compañías aseguradoras han rechazado pagar las pérdidas de la empresa", cuya estimación superaría los 1.000 millones de dólares".

Desde Estados Unidos las agencias de prensa recuerdan que Caesars Entertainment no es el primero de los operadores de Juego que ha emprendido acciones legales contra las aseguradoras por los cierres ocasionados por la pandemia. Hay antecedentes en los iniciados por el empresario Phil Ruffin y la tribu indígena de San Diego.

Caesars opera más de 50 establecimientos de juego en 16 jurisdicciones de Estados Unidos y en todos los casos los cierres llegaron a mediados del mes de marzo de 2020. En la actualidad, todas vuelven a estar operativas, aunque muchas siguen sometidas a restricciones administrativas.

El operador tuvo que refinanciar su deuda a raíz de la pandemia en cifras que podrían significar cerca de 300 millones de dólares adicionales.

 

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.