El intento de relanzamiento del complejo de juego emprendido por Nicolás Prieto a comienzos de 2017 no ha cumplido objetivos y ha optado por la transacción.

Juegos Recreativos de Azar, SA, la sociedad enseña de Grupo Ballesteros sería en principio la compañía que habría alcanzado un acuerdo de compra de Casino Roxy, cuyos detalles financieros no han trascendido.

Casino Roxy llegó a la ciudad de Valladolid procedente del alejado El Boecillo en 2015 con el objetivo de consolidar una oferta alternativa de ocio competitiva en la capital castellana. La sede novocentista del antiguo cine Roxy pretendía ser una opción fiable, pero a comienzos de 2017 la marcha de Javier Herrero dejó entrever que la tentativa no resultaría fácil para la propiedad.

Desde ayer 24 de julio Grupo Ballesteros tiene por delante el reto de darle esa oportunidad al establecimiento de la calle María de Molina. Sin duda, todo un reto de una operación de compra-venta que adelantaba el digital Tribuna Valladolid.

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.