La Sociedad Española de Patología Dual (SEPD), que ayer y hoy organiza un webinar con la comunidad científica y personal interesado sobre distintos aspectos relacionados con trastornos mentales, insiste en la necesidad de que la Administración se centre en la figura del paciente aportando pautas rehabilitadoras y no únicamente vía regulaciones del juego.

Ni una mención por acción u omisión al término 'ludopatía'. Las alusiones a la problemática se concretaron en 'juego problemático'. Es un ejemplo de la diferenciación sobre cómo afrontar una patología si el interlocutor forma parte de la comunidad científica que aborda la perspectiva desde el paciente y no desde la generalidad.

La Fundación Patología Dual ha impulsado dos jornadas que culminan hoy, y que ayer incluyeron un webinar para abordar el trastorno por juego desde la perspectiva de la neurociencia clínica y la psiquiatría de precisión, áreas en las cuales sustenta sus trabajos la Sociedad Española de Patología Dual. Frente al criterio adoptado por los diferentes reguladores en materia de Juego, esta entidad defiende la búsqueda de herramientas para abordar el trastorno por juego desde una perspectiva científica centrada en la prevención, información y tratamiento, y no únicamente en medidas restrictivas o moralistas, máxime cuando el juego en sentido amplio "es y ha sido una actividad universal en la historia de la humanidad".

Intervinieron en el taller el jefe del Servicio de Salud Mental 'Retiro' del Hospital Universitario Gregorio marañón de Madrid, Néstor Szerman, el director del CAD Tetuán e Instituto de Adicciones de Madrid, Pablo Vega, y el miembro del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospìtal General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, Ignacio Basurte. Los ponentes especialistas admitieron que "todavía ninguna Administración competente en la regulación del Juego en España nos ha invitado hasta ahora para que les traslademos nuestros avances en esta materia".

Taller trastorno por juego

Szerman precisó que "el juego deja de ser algo lúdico e impacta de forma negativa en las relaciones personales, familiares, afectivas, económicas y académicas, al tiempo que tiene una repercusión conductual. En los casos graves, su incidencia en las personas es tan severo como pueden serlo otros trastornos mentales graves. En consecuencia, la conducta de juego no debe clasificarse como adictiva en función de su tipo, frecuencia o cantidad, sino en función de si el exceso tiene un impacto negativo en otras áreas de la vida de la persona".

Partiendo de la premisa asentada por la comunidad científica, según la cual una de cada 10 personas expuestas a situaciones potencialmente adictivas, concretará una adicción, desde la Sociedad Española de Patología Dual destacan que "el objetivo es tratar a la persona en vez de la sustancia o el juego (en este caso), ya que las evidencias apuntan a que no es adicto el que quiere, sino el que presenta vulnerabilidad para tener una adicción y otro trastorno mental".

Néstor Szerman recuerda que "el 95% de los casos de adicción al juego se presentan asociados, además, con otros trastornos mentales como la fobia social, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, el trastorno obsesivo compulsivo, el trastorno de personalidad límite, la psicosis y otros problemas mentales cuando se suman marcados rasgos de impulsividad" (...) "Situaciones sociales ponen a personas en contacto con sustancias o juegos de azar, pero son factores individuales, genéticos, neurobiológicos, rasgos de personalidad y medio ambientales los que determinan la vulnerabilidad para desarrollar una conducta adictiva: son personas que sufren patología dual: adicción y otro trastorno mental al mismo tiempo".

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.