La cifra de juego real de toda titularidad (diferencia entre facturación y premios repartidos), que no hay que identificar como el beneficio de las empresas, fue de 10.200 millones de euros en 2019, mientras que el acumulado hasta el 31 de octubre de 2020 es de 4.345 millones, un descenso superior al 50% en el interanual.

Luz verde al Anuario del Juego 2019 elaborado por el profesor en Sociología de la Universidad Carlos III, José Antonio Gómez Yáñez, y el abogado de Bufete Loyra, Carlos Lalanda, promovido por CeJuego y apoyado por la Universidad Carlos III, que recopila los grandes datos de un sector sometido constantemente a estereotipos, símbolo de un esfuerzo muy grande de transparencia que alcanza su edición número 9 y que "reúne a un sector empresarial más relevante de lo que suele imaginarse socialmente".

Edición que, pese a narrar las grandes magnitudes de 2019, no puede obviar el extraordinario impacto que el confinamiento y la pandemia en general de la Covid-19 ha causado en todos los resortes del sector, particularmente en el de entretenimiento que postulan las empresas de titularidad privada. "A comienzos de 2019 no habían sido todavía alcanzados los niveles previos a la crisis de 2008/09, pero ya se advertía un parón. A finales de octubre de 2020 el impacto acumulado ya alcanzaba el 50%", concretó Alejandro Landaluce. "No olvidemos que nuestro sector estuvo tres meses en cierre absoluto. Somos los últimos en abrir y los primeros en cerrar. Y los datos de noviembre tememos que serán peores".

"Es una actividad que no responde a una realidad homogénea", precisa Gómez Yáñez. "Los juegos de SELAE y ONCE atesoran unas características distintivas, lo mismo que aquellos juegos de entretenimiento gestionados por empresas privadas o los del Online Punto es. Todos ellos evolucionan y se reconvierten constantemente", destaca.

Frente a los mantras que suelen identificar un mayor consumo en ofertas de juego en épocas de crisis, Landaluce y Gómez Yáñez son contundentes. "En la oferta generada por las empresas privadas el cliente acude a divertirse, a pasar un buen rato. Si no hay ingresos, no acude. En situaciones de crisis económicas nuestro sector sufre, como le ocurre a cualquiera de los que configuran el Ocio en España". Alejandro Landaluce recalca que "la satisfacción en la generación de alegría a la inmensa mayoría es uno de los grandes valores de nuestro sector. Y, además, el 99'7% de nuestros clientes lo hace de forma responsable". Probablemente se trate de una reacción distinta en el caso de los juegos de titularidad pública que sí ofrecen premios muy cuantiosos y que, en consecuencia, pueden cambiarte la vida.

Apoyándose en datos comparativos con el consumo minorista, al cual cabría inscribir la oferta del juego de entretenimiento, "observamos que la pandemia ha reportado un descenso del consumo minorista, lo mismo que en la venta de automóviles... En el caso del juego en establecimientos, incluso por debajo del nivel de estos comercios", explica Gómez Yáñez.

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.