CeJuego reedita su vocación de "seguir colaborando activamente con las Administraciones públicas en la definición de políticas de juego responsable".

Estima que la aproximación al sector tiene que realizarse de manera rigurosa, sin apriorismos y con datos reales, "sobre todo si se pretenden tomar decisiones sobre eventuales medidas que en muchos casos carecen de fundamentos racionales y que pueden derivar en pérdida de empleo y reducción muy importante de ingresos para las Administraciones públicas vía impuestos y que penalizan a un sector que ya está atravesando una difícil situación económica".

CeJuego recalca que en 2019 en impuestos especiales sobre el juego el Juego Privado reportó 1.342 millones de euros. El sector Presencial, que agrupa principalmente una oferta basada en el entretenimiento, supuso un GGR de 4.860 millones de euros, lo que supone un descenso del 0'1% respecto de 2018, mientras que en el ámbito Online ese volumen fue de 776 millones de euros.

CeJuego reitera que el sector del Juego Privado "no se ha recuperado de la caída sufrida de la anterior crisis económica. En 2019 el juego real fue de 10.226 millones de euros, lo que significa un descenso del 6% respecto de los años previos a la crisis económica".

En 2019 el sector del Juego empleó a 84.797 personas, de las cuales 47.047 corresponden al Juego Privado, además de los 50.300 indirectos que se estima generan las máquinas B instaladas en Hostelería.

Los datos reales del sector

El pasado año 1.341,8 millones de € se destinaron a impuestos especiales sobre el juego, ya fueran del Estado (197,3 millones de euros) o de las Comunidades Autónomas (1.137,5 millones de euros).

En el juego de gestión privada, juego básicamente de entretenimiento presencial (casinos, bingos, salones de juego, apuestas deportivas y máquinas en hostelería), en el año 2019 se jugaron 4.860 millones de euros, con un descenso del 0,1% respecto a 2018, centrado sobre todo en las máquinas en hostelería y en las salas de bingo. Por su parte, online se jugaron 776 millones de euros, lo que representa sólo el 0,06% del PIB y 7,7% del total del juego.

El juego aún no se ha recuperado de la caída sufrida durante la anterior crisis económica: el juego real en 2019 fue de 10.226 millones de euros, un 6% inferior a los años previos a la crisis económica.

Respecto a los datos de este 2020, en el juego real en España la diferencia entre las cantidades jugadas y los premios, se situó hasta finales de octubre de 2020 en 4.345 millones de euros, lo que supone una caída del 50% respecto del mismo periodo del 2019. De estos 4.345 millones de euros, 2.445 pertenecen al juego privado, mientras que 1.900 pertenecen a Loterías y Apuestas del Estado y ONCE. Pese a ello el sector ha hecho un esfuerzo muy importante por el mantenimiento del empleo, casi el 85 % de los empleados del sector están trabajando y los ERTES afectan solo al 15% de las plantillas.

En 2019, el sector del juego dio empleo a 84.797 personas, de las que 47.047 corresponden al juego privado, además de los 50.300 empleos indirectos que se estima generan las máquinas recreativas en el sector hostelero.

Alejandro Landaluce, Director General de CEJUEGO afirma que “la situación económica del sector es preocupante por lo que pedimos a las administraciones públicas que sean muy rigurosas a la hora de tomar decisiones que afecten a la regulación del mismo. Somos los primeros interesados en que haya un marco de regulación razonable y estamos dispuestos a un diálogo abierto y sincero con los representantes públicos para mejorar el sector. Compartimos la preocupación por controlar de forma exhaustiva el acceso de los menores al juego, tanto de forma presencial como online; contar con una regulación razonable de la publicidad, medidas para reducir la visibilidad de los locales o un control del juego online en España”.

Según el último estudio oficial de EDADES 2019 la prevalencia de juego presencial con dinero es superior entre los hombres y las personas de mayor edad. Los juegos más habituales son las loterías, a las que jugó un mayor porcentaje de personas (94,4%), seguidas de las loterías instantáneas con un 24,9% y las quinielas de fútbol y/o quinigol (14,6%).

Este mismo estudio señala que en España la incidencia de personas con problemas de juego en la franja de edad de 15 a 64 años es del 2,2% frente al 2,6% del 2017, y las personas que pueden tener un trastorno en el juego suponen un 0,5%, números todos ellos por debajo de los países de nuestro entorno. Otros estudios europeos como el ESPAD 2019 sitúan a España por debajo de la media europea en el acceso de los jóvenes al juego y en sus niveles de juego. Como se puede comprobar, estas cifras no se corresponden con los mensajes de alarma social que se están difundiendo.

Este punto conecta además con las últimas manifestaciones contra los locales de juego en la Comunidad de Madrid en las que, además de la cuestión de los menores, se hablaba de una voluntad de situar los locales de juego en los barrios más vulnerables de las ciudades. En este sentido, Alejandro Landaluce ha recordado que “las variables relevantes para la ubicación de las salas de apuestas, no son los barrios con rentas bajas, sino el volumen de población, así como lugares donde haya una gran actividad comercial”. Así, según el estudio Las salas de apuestas y el nivel de renta en la Comunidad de Madrid realizado por Estudio de Sociología Consultores, hay más salas de apuestas por 10.000 habitantes en distrito Centro (2,5) cuya renta personal media es de 16.147 euros, que en Puente de Vallecas (1,6) cuya renta personal media es de 9.545 euros.

Las propuestas del sector

CEJUEGO ve necesario tomar decisiones en base a datos reales. Dada las circunstancias económicas y sociales actuales, el sector quiere promover, en el ámbito del Consejo de Políticas del Juego y en coordinación con las comunidades autónomas, un estudio independiente que analice la situación real del juego en España, tanto presencial como online, como necesario paso previo para adoptar las medidas necesarias para mejorar la regularización del juego en España. Según Alejandro Landaluce “para poder hacer políticas públicas efectivas es fundamental tener bien analizada la situación real del sector del juego en España, solo a partir de los datos objetivos se pueden definir correctamente los problemas y buscar soluciones entre todos”.

De esta forma CEJUEGO considera que es posible armonizar y potenciar un escenario favorable de desarrollo del sector del juego a la vez que fomentar un juego seguro y responsable, como es la voluntad de todos los actores implicados.

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.