Los técnicos del Ministerio de Hacienda agrupados en Ghesta no ven justificación alguna para que no tribute una ganancia del azar de 40.000 euros, pero sí lo haga el ingreso mínimo vital o una subvención de 1.000 euros.

El planteamiento de Gestha sugiere regresar a la situación definida entre 2013 y el 4 de julio de 2018 por el que el mínimo exento de los premios de loterías, ONCE y Cruz Roja se fijaba a los primeros 2.500 euros.

Gestha renueva la alerta por el hecho que fundaciones, asociaciones y entidades sin fin de lucro hubieran multiplicado por ocho los premios logrados en las loterías, principalmente el sorteo de Navidad y El Niño hasta alcanzar los 427'7 millones de euros en 2019.

Esta propuesta es justificada recordando que, "a pesar que en 2019 el número de premios sujetos al gravamen de loterías disminuyó casi a la mitad (un 42% por el aumento del mínimo exento de cada décimo premiado de los 10.000 euros a los 20.000 euros), en 2019 las entidades y sociedades ingresaron 374'8 millones de euros más, lo que significa un aumento superior al 700%".

Son innumerables las ocasiones que desde Gestha se ha solicitado al Ministerio de Hacienda y a la Dirección de la Agencia Tributaria la apertura de un programa de investigación tributaria y de blanqueo de capitales a las fundaciones, asociaciones y otras entidades sin ánimo de lucro que acumulan el 99'5% de los premios obtenidos por las personas jurídicas, así como a todas las personas que ganan grandes premios en distintos sorteos.

Hasta octubre de 2020 las entidades jurídicas habían ganado 340 millones de euro en premios de loterías de más de 40.000 euros cada uno, guarismos para los que Gestha no advierte "justificación alguna". De ahí que inste la modificación de la ley del Impuesto de Sociedades para que los premios que ganen las personas jurídicas tributen como mínimo el gravamen de loterías, y así evitar que las empresas y entidades en pérdidas o parcialmente exentas no tributen y obtengan la devolución de la retención del 20%.

Lo cierto es que la nueva ley de Prevención del Fraude Fiscal, cuya previsible aprobación está prevista en 2021, deberá permitir a la Agencia Tributaria conocer inmediatamente los premios pagados con o sin retención, identificar al ganador, las fechas del sorteo y el pago del premio, entre otras.

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.