BANNER-BLANC-1200

Parliament UK. House of Commons

Un comité de la Cámara de los Comunes anuncia planes para investigar el crecimiento de "tecnologías inmersivas", que asocian a adicciones fruto de la 'gamificación".

Los excesos no son patrimonio de nuestra piel de toro.

Para botón el ejemplo de la iniciativa impulsada en el legislativo británico, que pretende analizar las 'técnicas o tecnologías inmersivas', extraer conclusiones y trasladarlas al Gobierno "para crear una política y regulación que pueda proteger al público de los efectos negativos de la digitalización y de la 'gamificación'" (literal de la propuesta de este comité).

Este organismo parlamentario mantiene hilo directo con el Ministerio de Cultura, Medios, Deporte y Digitalización, departamento del Gobierno británico al cual se adscribe la competencia de Juego. Se trata del mismo comité que en los últimos meses ha dedicado sus esfuerzos a investigar las fake news y, por ejemplo, evaluarlas consecuencias del escándalo de Cambridge Analytica.

Lo que ocurre es que tanta prosopopeya y bombo responde única y exclusivamente al deseo de averiguar más sobre el trasfondo de las denominadas 'cajas mágicas' o 'botines misteriosos', cuyas recompensas económicas con dinero real se han convertido en norma en muchos videojuegos de gran renombre como FIFA, Call of Duty y Overwatch. Es decir, los vínculos que se establecen entre juego y juegos de azar, que ya han supuesto una serie de acciones en diversos países. A sus señorías han llegado noticias sobre dispendios de 500 libras en jugadores de FIFA y gastos medios de 15 libras en formatos de pseudojuegos de azar a cargo de escolares".

Facebook y Twitter también están en el punto de mira por animar hábitos de utilización a diseños muy similares a máquinas de azar online, que les animarían a regresar a sus usuarios múltiples veces a lo largo del mismo día.

BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.