La Asociación Portuguesa de Casinos reconoce un descenso del 1'1% en la facturación por juego de 11 de los 12 establecimientos operativos en el país vecino.

Sólo los complejos gestionados por Amorim Turismo, Chaves, Tróia y Madeira observaron evoluciones favorables en los ingresos por juego. Los más emblemáticos, tales como Estoril, Lisboa y Espinho, mostraron caídas del 2, 2'4 y 2'3%, respectivamente. Otro tanto ocurrió con los tres en Algarve (Praia da Rocha, Vilamoura y Monte Gordo), que observaron un descenso del 0'4%.

El colectivo que representa a 11 de los 12 casinos que funcionan en Portugal ha situado en 315'2 millones de euros los ingresos por juego en el ejercicio 2019. Ese descenso tendría su razón de ser en el impacto de la emergente oferta del juego online y la proliferación de 'rascas', según la Asociación.

Esta coyuntura delicada para el sector se produce cuando dos áreas de juego muy simbólicas, Estoril y Figueira da Foz, afrontan a finales de año el fin de sus respectivas concesiones de explotación.

Precisamente esta última, cuya gestión compete al grupo Amorim Turismo, con un crecimiento del 3'6% en ingresos de juego se ha convertido junto con el Casino Funchal en Madeira (+11'2%) en los establecimientos mejores registros.

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.