Las empresas radicadas en Malta y que mantienen actividad operativa en el mercado punto uk, además de los proveedores de contenidos asentados en el archipiélago mediterráneo, principales interesados.

La Malta Gaming Authority ha emitido en su página web una guía sobre aspectos regulatorios a ser considerados, como consecuencia del impacto del 'brexit'. El ente regulador avisa que todos los agentes deben estar preparados "para las consecuencias que impondrá el 'brexit' a partir de medidas incluyentes y que no limiten áreas como protección de datos, inmigración, empleo, fiscalidad y aspectos propios del copyright". Igualmente detalla una serie de medidas de carácter transitorio que aseguren la continuidad del operador y eviten disrupciones regulatorias.

Aquellos operadores licenciados en el territorio de la UE y aquellos proveedores no licenciados en Malta, pero que prestan servicios en o desde Malta, tendrán que solicitar un 'reconocimiento' de la Autoridad Reguladora maltesa. Esta solicitud tendrá que ser enviada antes que se certifique la salida de la UE del Reino Unido.

El ente recalca que el 'brexit' no tiene que tener incidencia alguna en el reconocimiento del número generador de azar o certificado de juego emitido conforme con los estándares del Gobierno británico. Tampoco tiene por qué verse afectada la aceptación de métodos de pago incorporados en la licencia del Reino Unido, ni tampoco la aceptación de componentes esenciales localizados en territorio británico.

La Malta Gaming Authority recuerda que los licenciatarios pueden seguir disponiendo de oficinas en Reino Unido, incluso para gestionar elementos críticos como los relacionados con el pago de impuestos.
Donde la autoridad regulatoria es particularmente incisiva en aquellos aspectos relacionados con el contexto comunitario. El tenedor de la licencia tiene que ser una persona física o jurídica establecida en el territorio de la EEE. Si Reino Unido no permanece en este espacio, el documento exige a los operadores basados en Gran Bretaña "tomar las medidas necesarias para asegurar que la compañía cumple con los prerequisitos de la licencia.

Como opción que brinda a los actuales licenciatarios en la situación descrita anteriormente figura la transferencia de su licencia a otra empresa dentro del mismo grupo corporativo, o bien redomiciliar. Las autoridades maltesas ofrecen un período transitorio de 12 meses para este tipo de gestión a aquellas licencias establecidas en la EEE.

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.