Los temores sobre un presunto aumento han quedado descartados, a tenor de los datos facilitados por el propio ente regulador, Spelinspektionen.

Precisamente las autoridades suecas pretenden implementar medidas restrictivas en programas de fidelización porque su percepción era un incremento del consumo de juego, particularmente durante el período de pandemia. Sin embargo, sus propios resultados han desmentido radicalmente ese temor.

En efecto, Spelinspektionen admitió que el consumo en el mes de marzo (comparativamente con el mismo de 2019) había aumentado el 5'9%, mientras que en abril el interanual apenas quedó en un +5'4%. Datos que en nada se parecen a los que se presumían. De hecho, en el mes de enero el aumento en el consumo alcanzó el 21% interanual y en febrero fue de un +9%.

Además, el ente regulador ha indagado en la contribución fiscal de los operadores, considerando que únicamente pudieron ofertarse juegos de casino. El 55% de los licenciatarios online reveló un incremento en el mes de marzo y el 58% de las marcas acreditadas en esta jurisdicción hicieron lo propio en el mes de abril.

R. Franco
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.